Imprimir
Categoría: Ecoanálisis
Visto: 41

OPINION

Agosto 31, 2021, 9:48 am

Buenos signos de recuperación de la economía, pero la pandemia…

Los resultados de las finanzas públicas de julio presentados por el Ministerio de Hacienda siguen mostrando una mejoría producida tanto por mayores ingresos a los originalmente estimados como por una ejecución cuidadosa de los gastos.

Para el mes de junio la información que suministró el BCCR hizo comparables las cifras de 2021 con las de 2020 ajustándolas para evitar el efecto de que en este año y no en el anterior se incluyen en ellas los presupuestos de los Órganos Desconcentrados (OD). Para Julio el Ministerio de Hacienda no nos suministra una información amigable respecto a los gastos. Ello dificulta un mejor análisis por ese cambio en los presupuestos.

Respecto a los ingresos el informe: Al Día con Hacienda Cifras Fiscales a Julio 2021 nos indica: “A julio se registraron ingresos totales por ¢3.593.686 millones (9,41% del PIB), para un crecimiento de 36,51% con respecto al mismo periodo del 2020 (¢2.632.602 millones, equivalente a 7,28% del PIB)”. Respecto a los ingresos tributarios ese informe señala un incremento de 33,12%.

Ese crecimiento se ve afectado por incluir en 2021 y no en 2020 los ingresos de los OD. Además, parten del nivel bajo de los ingresos en 2020 por el impacto inicial de la pandemia.

Si se excluyen los ingresos de los OD el crecimiento sigue siendo muy considerable, especialmente en los ingresos tributarios. Sin OD los ingresos totales en los primeros siete meses de 2021 crecen 24,8% respecto a ese período de 2020 (36,51% con la inclusión de los OD en 2021) El crecimiento de los ingresos tributarios se afecta menos por la exclusión de los OD pues los ingresos de esos entes por ese concepto son muy reducidos. El crecimiento sin OD de los ingresos tributarios a julio 2021 es de 32% (33,12% con la inclusión de OD).

Para evitar el efecto de la baja base de comparación por la covid-19 en 2020 comparamos con 2019. Los ingresos corrientes crecen a una tasa promedio anual de 6,5% en esos dos años, y los tributarios un 7,9%. Esta es una tasa de aumento muy satisfactoria. Aún en este año tenemos el impacto de la pandemia y ni siquiera hemos recuperado el nivel de actividad económica de 2019 y la inflación promedio anual de julio 2019 a julio 2021 es menor a 0,7%.

Por el lado del gasto con los datos suministrados podemos obtener el gasto total y el gasto sin intereses excluyendo en 2021 los correspondientes a los OD.

Con estos datos podemos determinar que sin las OD el superávit financiero sube de 0,26% del PIB a 0,74% y el déficit financiero disminuye de 2,54% del PIB a 2,05%.

Estos resultados satisfactorios permitieron sin contratiempo alguno superar los compromisos contraídos con el FMI respecto a resultados fiscales de julio 2021.

Para el Presupuesto de 2022 que el Poder Ejecutivo debe presentar a la Asamblea Legislativa dentro de dos días el 1 de setiembre la Contraloría General de la República (CGR) ya estimó los ingresos corrientes, tal como corresponde.
Los resultados publicados parecen muy favorables. Se estima por la CGR un crecimiento de 15,1% de los ingresos totales (no financieros) en 2022 respecto al presupuesto de 2021, y un crecimiento de 15,14% de los ingresos tributarios.

Pero la base de la que parten esos datos de crecimiento es baja respecto a las estimaciones de los resultados fiscales (no de los números presupuestarios) que incluye el BCCR con fuente del Ministerio de Hacienda en su Revisión del pasado mes de julio del Programa Macroeconómico 2021-2022. Respecto a los ingresos esperados para este año por la CGR el presupuesto de 2021 con el que se compara es ₡522.078 millones menor a la estimación de ingresos para el final del año (1,37% del PIB). Con respecto a la estimación de Hacienda publicada por el BCCR el crecimiento de los ingresos totales estimado por la CGR sería de 5,85% y no de 15,1%. Por su parte, los ingresos tributarios crecerían según esos datos publicados por el BCCR un 7,9% y no el 15,4 que resulta de comparar con las cifras presupuestales que usa la CGR.

Para el año entrante la estimación del BCCR con base en información de Hacienda en la revisión de medio año de su Programa Macroeconómico, indica para 2022 ingresos totales para el gobierno superiores en ₡94.562 millones a la estimación de la CGR.

Con relación a los gastos, el Sr. Ministro de Hacienda declaró que la aplicación de la regla fiscal para el año entrante limitará el crecimiento del gasto total a 1,96%.

Basta una contabilidad fiscal artesanal en una servilleta de papel para prever que se presentará un problema si los gastos para 2022 crecen en ese monto y los ingresos son los estimados por la CGR. El BCCR con base en Hacienda estima un aumento del gasto de solo un 0,7% del PIB, casi solo una tercera parte de lo que permitiría la regla fiscal para cerrar con un déficit financiero del 5% del PIB y un superávit primario de 0,2% del PIB. Si el gasto crece según la regla fiscal partiendo del estimado de cierre para este año, llegaría en 2022 a ₡8.775.078 millones y con los ingresos proyectados por la CGR el déficit financiero sería de un 5,45% del PIB, con lo que difícilmente se podría cumplir el compromiso con el FMI en cuanto al límite de la deuda pública respecto al PIB. Un cálculo más preciso se podrá hacer con mejores bases en pocos días, con el presupuesto que presente el gobierno para 2022.

El resultado fiscal en julio mejora, pero mantenerlo seguirá exigiendo un gran esfuerzo, patriotismo, vencer intereses inmediatos y cumplir las condiciones del convenio con el FMI.


PhD. Miguel Angel Rodríguez
Socio Consultor de Ecoanálisis

Fuente: CR Hoy