ALTERNATIVAS

Miguel Ángel Rodríguez E.

Dr. Miguel Angel Rodriguez Echeverria

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) presentó la semana pasada su Sexto Informe de Evaluación que es mucho más contundente que sus anteriores conclusiones sobre el impacto de la acción humana en el calentamiento global, sobre los daños que ya se producen, sobre la gravedad de los efectos perversos para la vida humana y el planeta de continuar con la tendencia actual, y sobre la urgencia de detener la acumulación de gases de efecto invernadero.

Este reporte científico es posible gracias a avances científicos y a mayor evidencia acumulada.

Sus principales conclusiones son:

1. El cambio climático a partir de mediados del siglo XIX resulta fundamentalmente de la acción humana.
2. Desde entonces la temperatura del planeta ha aumentado en 1,1 grados centígrados (°C) Hace 8 años en el IPCC lo estimó en 0,9 °C. Los cambios que ya se han generado se agravarán antes de que pueda haber una mejoría.
3. Desde 1850 la emisión de gases de efecto invernadero ha sido de 2,4 millones de millones de toneladas. La concentración en la atmósfera del dióxido de carbono es la mayor en los últimos 2 millones de años. La concentración de metano y la de óxido nitroso alcanzan los más elevados niveles de los últimos 800.000 años
4. El aumento de la acumulación de gases efecto de invernadero no debe ser mayor a 0,5 billones de toneladas, que al ritmo actual se alcanzaría en 15 años.
5. Para evitar mayores impactos negativos a los que ya implicará llegar a un incremento de 1,5 °C es indispensable que para 2050 TODOS los países tengan 0 emisiones.
6. Si continúan las tendencias actuales el calentamiento global puede llegar a 4 °C.
7. Es urgente actuar sobre las emisiones de metano que duran en la atmósfera un tiempo mucho menor, apenas una década, por lo que si se disminuyen radicalmente sus emisiones su concentración se reducirá rápidamente.
8. El calentamiento no ha sido mayor por la emisión industrial de azufre que produce aerosoles de sulfatos que reflejan la radiación solar que calienta la tierra. Se estima en 0,5 °C el efecto positivo de los sulfatos. Pero como son venenosos su emisión va disminuyendo por adecuadas prohibiciones.
9. Es ya imposible lograr que el calentamiento no sea mayor a 1,5 °C solo limitando las emisiones. Será por ello imprescindible eliminar carbono de la atmósfera mediante reforestación o por eliminación diseñada. Pero la disponibilidad de tierras limita la reforestación y los diseños de otros instrumentos son hoy solo ideas, y no deben disminuir los esfuerzos por disminuir las emisiones nocivas.
10. El calentamiento global ya es la causa del incremento de los incendios forestales, del descongelamiento en la Zona Ártica, de inundaciones y sequías. La temperatura global es la más elevada en los últimos 125.000 años, los glaciares se están reduciendo a un ritmo sin precedente en los últimos 2.000 años. En promedio los océanos se han elevado unos 20 centímetros en el último siglo.
11. Si se da un aumento de la temperatura mayor al que ya sufre la Tierra, los fenómenos meteorológicos extremos serán mayores y más frecuentes. Se trata de olas de calor, calentamiento en los océanos que mata corales y peces, lluvias más intensas y variadas y mayores inundaciones, huracanes y ciclones más fuertes y frecuentes, sequías más prolongadas, pérdidas de flora y de fauna.
12. Con un aumento del calentamiento global de 1,5 °C se estima que los océanos se elevarán entre 30 y 60 centímetros adicionales. Las ciudades costeras sufrirán inundaciones que antes se habrían dado solo cada 100 años.

Según el Instituto Meteorológico de Costa Rica desde finales del siglo XIX la temperatura ya se ha elevado en 1 °C.

Si este reporte del IPCC solo nos asusta no sirve de mucho. Debe mover a los gobiernos a la acción, y a las personas, empresas, y a todas las instituciones a aceptar costos en el presente para evitar enormes daños en el futuro para nosotros mismos, y aún en mayor medida para hijos y nietos.
Debemos actuar en dos frentes.

En mitigar el calentamiento. Ciertamente somos muy pequeños y nuestro efecto global es muy bajo, pero todo cuenta, y en nuestro caso en especial es muy importante el ejemplo, por el bien logrado prestigio en temas ambientales acumulado durante muchos años. Para ello es preciso implementar con presteza el plan nacional de descarbonización, y la verdad no aprecio prisa por parte de las autoridades ni de empresas y ciudadanos para su ejecución en lo tocante a generación eléctrica, transporte público y la imputación de los costos por contaminar a los emisores. Como la descarbonización es rentable, actuar adecuadamente en el campo climático nos permitirá además gozar de la creación de empleo de una economía que aproveche los cambios tecnológicos para crecer descentralizada, digital y descarbonizadamente.

En adaptarnos a las condiciones de ese cambio. ¿Cómo nos aprestaremos a enfrentar el aumento del nivel del mar en nuestras costas? ¿Se está diseñando la infraestructura para soportar las inundaciones? ¿La planificación urbana y la zonificación están considerando los efectos del futuro calentamiento ya irreversible? ¿Cómo debe irse cambiando la tecnología ganadera, agrícola e industrial?

No son problemas fáciles, pero previsoramente debemos enfrentarlos y tenemos más facilidad para hacerlo por los avances que ya hemos realizado en cobertura vegetal, mejor aprovechamiento de las tierras, pago por servicios ambientales.

Además de actuar previsoramente, para tener éxito con la solución costarricense del calentamiento global debemos unirnos superando momentáneos intereses. Así podremos evitar que los más débiles y pobres sufran las peores consecuencias.

Ex Presidente de la República

Fecha de publicación: 16-Agosto-2021

Fuente: diarioextra.com


Para copiar un artículo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el título, y luego el cuerpo del artículo, con el fin de que conserven los formatos y márgenes adecuados.