Es hora de la solución costarricense PDF Imprimir Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

ALTERNATIVAS

Miguel Ángel Rodríguez E.

Dr. Miguel Angel Rodriguez Echeverria

Comparto la angustia de muchos compatriotas ante los enfrentamientos que hemos estado viviendo. La comparto porque estoy convencido que no resolvemos ningún problema con enfrentamientos violentos, ni impidiendo la libertad de tránsito de agricultores, enfermos, turistas y de todas las personas. No progresamos violando los derechos legítimos de otras personas, ni lo podemos lograr debilitando nuestras instituciones democráticas y el Estado de Derecho.

Esas actitudes que no construyen soluciones sí menoscaban la paz social y pueden producir tan graves daños para el futuro que ni siquiera los podemos hoy imaginar. Y claro que eso angustia.

Yo bien entiendo la frustración de muchos compatriotas ante los problemas acumulados que hoy vivimos: desempleo e informalidad crecientes, pobreza estancada, una producción que crece cada vez más lentamente, expectativas negativas sobre nuestro futuro económico.

También entiendo que formamos parte de la civilización occidental que hoy en Europa y América sufre pérdida de fe en la democracia, en la globalización, en las instituciones internacionales, en las élites e incluso en los hechos. Esa pertenencia cultural agrava nuestras frustraciones.

Ese marco internacional y sus vivencias entre nosotros hacen más riesgoso el futuro. Si el mañana nos atrapa divididos en confrontaciones emocionales, sin estar resolviendo racional y serenamente los problemas del presente, podríamos ser fácil presa de populismos que nos conduzcan al totalitarismo y la miseria.

Desde temprano en nuestra vida republicana, cuando recibimos la noticia de nuestra independencia, los costarricenses hemos progresado con la solución costarricense: uniéndonos para enfrentar racional y armoniosamente los problemas del presente, previendo las dificultades del futuro y actuando con gran solidaridad.

Es hora de hacerlo de nuevo.

Claro que eso demanda el esfuerzo de todos.

Del gobierno para prever las consecuencias de sus acciones, priorizar los temas a los que se enfrenta y proceder con prudencia liderando las soluciones.

Abrir muchos nuevos flancos, aunque sean materias importantes y muy apreciadas por los gobernantes, es muy contraproducente. Genera diversos grupos de adversarios, que se unen frente al contrincante común, produciendo incluso extrañas alianzas, pasajeras, pero muy peligrosas.

Cuando se inicia el incendio de la casa no es hora de sentarse a conversar sobre la ampliación del dormitorio, por conveniente que sea dar equitativo alojamiento a todos los miembros del hogar.

La solución costarricense requiere que los grupos de interés promuevan sus justas peticiones de manera respetuosa de la institucionalidad, con serena razonabilidad en vez de desbordada emotividad. Respetemos el derecho ajeno para vivir en paz y progresar.

También es necesario para la solución costarricense que los ciudadanos y los medios de comunicación defendamos nuestras posiciones con respeto para los demás. Nadie merece menos consideración que nosotros mismos. Incluso, a lo mejor somos nosotros los equivocados.

Costa Rica es de todos. Si la debilitamos nos debilitamos a nosotros mismos.

Progresemos en paz con la solución costarricense.

Miguel Angel Rodríguez

Ex Presidente de la República

Fecha de publicación: 8-Julio-2019

Fuente: diarioextra.com

Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

Documentos recientes para bajar

Facebook Link

Compartir en facebook

Para copiar un artículo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el título, y luego el cuerpo del artículo, con el fin de que conserven los formatos y márgenes adecuados.