Graves peligros amenazan nuestras libertades fundamentales por varios flancos PDF Imprimir Correo electr贸nico
Valoraci贸n de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 

Disyuntivas

Parece un ataque concertado. Los proyectos de ley de Extinci髇 de Dominio; Marco para Prevenir y Sancionar Todas las Formas de Discriminaci髇, Racismo e Intolerancia; del Deber de Denunciar y Declarar en Casos de Maltratos y Abusos Contra Menores de Edad; y Responsabilidad de Personas Jur韉icas sobre Cohecho se tramitan en la Asamblea Legislativa. Los cuatro enuncian nobles prop髎itos, pero son instrumentos que un gobierno podr韆 f醕ilmente utilizar para conculcar los derechos esenciales de los ciudadanos y para avasallarnos.

縎e trata de una acci髇 pactada para ese fin? No lo parece. Rara vez son verdad las teor韆s del complot, como el esfuerzo dise馻do por una o un grupo de personas para obtener un fin de dominaci髇 social mediante diversas acciones enga駉sas y mal intencionadas. Generalmente se trata, m醩 bien, de acciones de diferentes actores no planeadas ni convenidas expresamente entre ellos. M醩 bien lo que se da es que espont醤eamente se van sumando los actos de diferentes individuos o grupos, que tienen rasgos semejantes, en raz髇 de un clima cultural prevaleciente, o para aprovechar las circunstancias creadas por una acci髇 previa similar. Lo viv hace 15 a駉s cuando ante la persecuci髇 de unos pocos en mi contra se unieron otros que quer韆n sacar provecho de la coyuntura y de mi debilidad circunstancial, o tem韆n que los ataques a mi honra los pudiesen contaminar.

En este caso el origen de los bien intencionados proyectos es muy diverso: un diputado del PLN y diputados de cuatro diferentes partidos pol韙icos en la Asamblea Legislativa anterior; un diputado actual y el Poder Ejecutivo actual del PAC. Ello evidencia la ausencia de un premeditado y concertado ataque a las garant韆s b醩icas de nuestro estado de derecho. Pero todos ellos implican graves peligros para que el ciudadano pueda ejercitar sus derechos fundamentales a la libertad, a la propiedad, al debido proceso.

Sobre el tema de extinci髇 de dominio hace dos a駉s, el pasado diciembre y en estas 鷏timas semanas he externado las razones de sus graves inconvenientes, y recientemente lo ha hecho la Maestr韆 en Ciencias Penales de la Universidad de Costa Rica.

Respecto al proyecto de ley marco contra la discriminaci髇 es altamente preocupante la falta de tipicidad en el establecimiento de delitos, lo que puede llevar -como ya ocurre en pa韘es hermanos- a encarcelar a disidentes pol韙icos y a cercenar la liberta de pensamiento y de prensa.

El proyecto de ley de obligaci髇 a denunciar abusos contra menores expresamente pretende eliminar el respeto al secreto de la confesi髇. Se trata de una grave y evidente violaci髇 a la libertad de religi髇, que es inoperante pues el confesor no tiene necesidad de saber la identidad del penitente, ni los detalles materiales de su pecado. Pero podr韆 operar como una herramienta de persecuci髇 contra los sacerdotes cat髄icos que defiendan las libertades de sus pueblos, como evidentemente lo hacen en hoy en Venezuela y Nicaragua y lo hicieron ayer, frente a gobiernos de otra ideolog韆, en El Salvador.

El 鷏timo proyecto de ley al que he hecho referencia, pretende, en contra de nuestro sistema jur韉ico definido por la constituci髇 e interpretado por la Sala IV, establecer responsabilidad penal para las personas jur韉icas. Y al hacerlo incurre en vicios que podr韆n poner en peligro el debido proceso y el derecho de propiedad.

A pesar de la diversidad del origen de estas iniciativas legislativas, sin duda los peligros para las libertades esenciales que ellas encierran tienen un mismo origen en dos concepciones ideol骻icas.

Una, es la cultura estatista de ingenier韆 social, que cree posible y necesario regular toda la conducta humana de manera impositiva. Es la visi髇 que en sus extremos lleva al totalitarismo para imponer a las personas las concepciones sociales del grupo dominante. Frente a esta visi髇 se levanta la realidad del progreso pol韙ico, econ髆ico y social basado en la libertad, los intercambios de personas independientes, la descentralizaci髇, la participaci髇, los avances graduales y evolutivos. Progreso que por prueba y error ha venido generando las reglas generales de conducta justa que evolucionan en la historia, muy mayoritariamente prohibitivas, y que el sistema jur韉ico adopta -pero no inventa- para regular la convivencia.

Otra es la concepci髇 ideol骻ica que no aprecia el desarrollo paulatino y dif韈il que las sociedades democr醫icas hemos venido desarrollando. Desarrollo que ha venido construyendo las instituciones del estado de derecho. Y que el af醤 constructivista torpemente pretende dejar de lado, sin apreciar su importancia para una convivencia civilizada.

No caigamos en la trampa de debilitar nuestro estado de derecho en aras de iniciativas bien intencionadas, que no dimensionan la gravedad de sus posibles perjuicios. Seamos humildes. Reconozcamos nuestra ignorancia e incapacidad de dise馻r institucionales perfectas. No debilitemos el estado de derecho que con tanto esfuerzo humano se ha venido construyendo.

Miguel Angel Rodr韌uez

Ex Presidente de la Rep鷅lica

Fecha de publicaci髇: 1-Junio-2019

Fuente: larepublica.net

Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

Documentos recientes para bajar

Facebook Link

Compartir en facebook

Para copiar un art韈ulo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el t韙ulo, y luego el cuerpo del art韈ulo, con el fin de que conserven los formatos y m醨genes adecuados.