Está aquí:   Inicio Blog Blogueando ES HORA DE ANÁLISIS SERIO
ES HORA DE ANÁLISIS SERIO
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 
El  análisis “Pierde Costa Rica- País rezagado por estancamiento político y cultural” publicado en la República el pasado 17 de diciembre de 2011me movió a publicar una serie de artículos en ese periódico preocupado  por la forma tan acelerada en la cual ha mejorado el producto por habitante en Panamá y Uruguay por encima del nuestro, tratándose de tres países con situaciones muy similares al respecto en el 2006, y con población y otras condiciones parecidas. Coincido plenamente con ese análisis de los Srs. Fred Blazer y Bernal Rodríguez  de que por muchos años en este siglo Costa Rica "ha permanecido en una condición  de indecisión abrumadora (que) ha tenido el efecto de causar un gran retroceso económico".

Analizar los mismos datos para 1998-2002 muestra resultados diferentes: Costa Rica creció más aceleradamente que esos otros dos países, según las mismas cifras del Banco Mundial (en 1998-2002 nuestro PIB per cápita creció 4,8%, en Panamá 1,7% y en Uruguay decreció 1,6%). Lo mismo ocurre -aunque con menor ventaja para Costa Rica- si el período se alarga a 1998-2006.

Esa llamada de atención nos debe convocar a una reflexión creativa, máxime en las difíciles circunstancias financieras, de empleo  y económicas que viven los países europeos y los Estados Unidos,  que incluso amenazan con una nueva recesión.
La opinión pública refleja inquietudes similares.

El New York Times del 25 de octubre revela  una encuesta que señala la desconfianza más alta respecto al gobierno estadounidense jamás medida. Un 89%   desconfían que el gobierno haga lo correcto, un 74% afirman que su país va en una dirección equivocada, un 46% desaprueba  la gestión del Presidente Obama y un 84% la del Congreso.

También la opinión pública costarricense revela una gran desconfianza. La encuesta de Cid-Gallup publicada por La República el 29 de setiembre 2011 señala que un 45% considera que el gobierno no arranca, y un 27% cree que el país estará peor cuando termine esta administración. Diario Extra el 30 de setiembre y  1º de octubre pasados, sobre la misma encuesta, indica que el 79% considera que el país va por  un rumbo equivocado y se encuentran pesimistas sobre su futuro. Solo un 34% señalan como buena o muy buena la labor de la Sra. Presidenta y únicamente un 23% tiene confianza en los diputados. Por su parte la encuesta de Unimer de enero 31 de este año 2012 en La Nación  indica que un 46% considera que el gobierno sabe cómo resolver los problemas pero no los resuelve, otro 23% señala que no sabe cómo resolverlos,  mientras solo un 2% considera que los está resolviendo. La mandataria tiene 11 puntos porcentuales más de opiniones negativas que positivas y solo un 11% califica como buena la labor de los ministros. Solo un 9% cree que el país va en la dirección correcta. Y este  pesimismo, que es creciente respecto a encuestas anteriores, no lo es solo respecto a la percepción de la sociedad como un todo sino que refleja  la experiencia personal de los encuestados. Pues un 24,4 se siente peor que hace un año ante un 20,4 que se siente mejor.

Las circunstancias son bien diferentes en ambos países. Las naciones ricas han estado sufriendo una fuerte pulmonía desde finales del 2007 con la Gran Recesión que aún los afecta seriamente en empleo y demanda agregada, mientras la mayoría de los países emergentes padecimos una fuerte gripe en el 2009, de la cual se libraron los BRIC, y desde el 2010 volvimos a crecer de manera mucho más satisfactoria.

El crecimiento del desempleo, la caída de la producción, la contracción del consumo  y de la inversión privados han sido significativamente  mayores en los Estados Unidos  y Europa que en Costa Rica a pesar de la enorme magnitud en el primero  de las políticas monetarias con tasas de interés cero, con  otras medidas monetarias y con uso no ortodoxo de compra de hipotecas y otros activos financieros a bancos y a instituciones financieras no bancarias, y con grandes programas de estímulo fiscal.

¿Por qué entonces la similitud en la desconfianza de los costarricenses ante los actores  políticos y ante el futuro  con la que prevalece en los Estados Unidos?

Cómo hipótesis para su investigación  propongo que se debe a condiciones políticas, que aunque diferentes tienen consecuencias similares. Y a una condición social.

En los Estados Unidos esa condición política es la incapacidad de demócratas y republicanos de ponerse de acuerdo en las medidas a tomar, o que deben dejar que se tomen, ante la continuación y agravamiento de la crisis en la Zona del Euro estos últimos meses. En nuestro país esa causa política de la desconfianza se origina, propongo,  en el cambio del bipartidismo mayoritario, a la dispersión de partidos  sin un cambio institucional que permita tomar decisiones en las nuevas circunstancias.

Sería largo elaborar sobre las razones del abandono del bipartidismo. Las hay coyunturales por supuesto y claro que mi situación actual es una de ellas. Por su importancia hacía el futuro solo me refiero a dos razones estructurales: las prohibiciones de reelección presidencial  y de carrera parlamentaria.

La primera tuvo como consecuencias la desaparición de los liderazgos en los partidos y la necesidad de escoger un nuevo candidato presidencial cada período electoral, lo que los llevó a radicalizar sus posiciones a su interior en esos procesos de selección. Y claro con esa radicalización ya el partido en la oposición perdió capacidad de dejar al partido de gobierno tomar sus decisiones en la Asamblea Legislativa pues sus dirigentes que lo hicieran perdían la oportunidad de ser candidatos. A esto coadyuva   la ausencia de carrera parlamentaria que dificulta la formación de coaliciones entre partidos,  de dirigentes formados y de acuerdos específicos.

Para enfrentar estas dificultades ante el sistema multipartidista que ya se originaba, propusimos desde el año 2001 una trasformación institucional que facilitara la toma de decisiones adoptando un sistema semipresidencialista. Desdichadamente la propuesta concreta que presentamos no logró despertar una seria discusión nacional.

La condición social es que en ambos países ha aumentado la desigualdad en los últimos años. Y lo propongo como una condición social porque es la antipatía, el enojo, la frustración que surge en las personas de ingresos medios-medio y medios -bajos, ante el crecimiento más acelerado de la riqueza de los más pudientes lo que crea el  malestar y la ebullición social. Y claro esos sentimientos agravan la desconfianza  que prevalece ante la ausencia de un camino claro para enfrentar  los serios  problemas actuales de nuestras naciones.

Sobre los temas importantes para nuestro desarrollo  que no hemos podido resolver, y su relevancia para el bienestar nacional he venido escribiendo en varios artículos en La República que ahora pongo en Internet en www.rodriguez.cr y  que iré compartiendo  en Facebook con mis compatriotas.
Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

Documentos recientes para bajar

Facebook Link

Compartir en facebook

Para copiar un artículo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el título, y luego el cuerpo del artículo, con el fin de que conserven los formatos y márgenes adecuados.