PDF Print E-mail
User Rating: / 0
PoorBest 

Los Especialistas » Miguel Angel Rodríguez por Academia de Centroamérica


Imagen de archivo. Miguel Ángel Rodríguez. EFE

Miguel Angel Rodríguez

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) presentó su programa Macroeconómico 2016-2017.

Además de revelarnos las metas de la política monetaria, cambiaria y crediticia del BCCR, este documento nos ofrece el resultado de las principales variables macroeconómicas que esa institución espera.

Esos resultados se dan por instrumentos de política utilizados por el BCCR para buscar sus metas, por las condiciones de nuestra economía a finales de 2015 y por los efectos sobre ella de los cambios previsibles en las más importantes variables económicas nacionales e internacionales.

¿Qué nos dicen esas perspectivas económicas?

  • Producción (PIB)

Frente al muy escuálido crecimiento de 2,8% del PIB real en 2015, el BCCR estima que este año crecerá el PIB un 4,2% y el entrante un 4,5%. Pero aún es bajo. De 1991 a 2007, antes de la crisis, crecíamos a un 5,4% promedio anual. Incluso incluyendo la gran depresión crecimos de 1991 al 2012 al 4,9%.

El crecimiento del PIB ya fue muy limitado en 2013 y 2014: solo un 3,5%. La disminución de ese bajo crecimiento se generó en 2015 por el efecto del fenómeno de El Niño en la producción agrícola -principalmente de piña y banano- y por el cierre de la producción de microcircuitos de INTEL. Por eso las exportaciones de bienes fueron menores en un 13,3%.

El BCCR estima que las exportaciones de bienes crecerán en un 7 y un 7,7% en 2016 y 2017, pues ya no se darán nuevas disminuciones de las exportaciones de INTEL y de piña y banano.

Las exportaciones de servicios si crecieron un 7,2% en 2015, y mantendrán su dinamismo: crecerán este año un 7,5 y en 2017 un 6,8%.

Con un mayor crecimiento de la producción se podría dar un mayor aumento en el empleo.

En este importante campo en 2015 se generaron noticias negativas, pues la cantidad de personas ocupadas disminuyó en 2684. Este número puede parecer muy bajo, pero debe tomarse en cuenta que en ese mismo período la cantidad de personas en edad de trabajar aumentó en 62.995 y para buena parte de ellas se debió haber ofrecido oportunidades laborales (datos de la encuesta continua de empleo del tercer trimestre de ambos años).

Los sectores de manufacturas y agropecuario demandan una importante proporción de trabajadores con poca capacitación. Es por ello importante la recuperación de esos sectores, pues el aumento de ocupación en ellos beneficiará principalmente a las familias pobres, que son las que tienen mayor desocupación de personas con estas características.

  • Ingresos, Consumo e Inversión

En 2015 las circunstancias externas nos enriquecieron. La mayor parte de los países de Centro América y el Caribe somos importadores de petróleo, granos y materias primas. Y los precios de estos productos cayeron muy significativamente en 2015. El precio de importación de nuestros combustibles cayó un 39,2%. El precio de los alimentos cayó un 16%. También cayeron los precios de algunas de nuestras exportaciones, pero incomparablemente menos. Ello determinó que los términos de intercambio, o sea el poder de compra de nuestras exportaciones, aumentó un 8,6%. Una canasta típica de exportaciones puede importar una canasta típica de importaciones un doceavo mayor. Si su salario puede comprar esa cantidad mayor de bienes usted sería un 8,6% más rico en términos de su salario.

Por eso mientras nuestra producción (PIB) creció solo un 2,8% en 2015, el Ingreso Nacional Disponible, o sea la capacidad de compra de la población creció más del doble, un muy satisfactorio 6,2%. Ello permitió que el consumo privado creciera un 4,6%.

Aunque el precio de los combustibles y alimentos que importamos no se espera que aumenten significativamente en los próximos dos años, tampoco se supone que vayan a volver a disminuir tan significativamente. Por eso el Ingreso Disponible Nacional -estima el BCCR- crecerá a un ritmo muy similar al PIB en los próximos dos años (4,2 y 4,7%). Así, en los dos años siguientes el consumo de las familias no crecerá más que el año pasado, a pesar de que la producción si lo hará.

El crecimiento de la demanda interna será inferior al que la economía mundial nos deparó en 2015 con la gran caída del precio de nuestras importaciones. Si vemos los componentes de esa demanda interna, el menor crecimiento del Ingreso se reflejará principalmente en la inversión pública, que en lugar de crecer como en 2015 (6,2%) disminuirá en un 2,7% y se recuperará en 2017 (+10,7%).

  • Tasa de interés y tipo de cambio

A pesar de que el BCCR disminuyó su tasa de interés de política monetaria (TPM) en 300 puntos base, las tasas tanto básica pasiva como activa promedio de los intermediarios financieros cayeron menos de la mitad. Además, la caída de la inflación fue mayor a 500 puntos base. Por eso, a la hora de aprobar su Programa Macroeconómico el BCCR adopto una nueva disminución de la tasa de política monetaria de 50 puntos.

Una ligera apreciación de un 0,8% del tipo de cambio que además tuvo pocas oscilaciones, junto a esa insuficiente disminución de la tasas de interés en colones, llevó a que aumentará el premio por invertir en colones en más de 200 puntos base.

Por ello no es de extrañar de que a pesar de que el BCCR pretendiera en su Programa Macroeconómico 2015, y en su revisión del mismo, un crecimiento mayor del crédito al sector privado en colones que en dólares (16,3% en colones y 8% en dólares) los resultados se dieran al revés (9,2% en colones y 14,1% en dólares)

El diferencial de intereses en favor del ahorro financiero en colones frente a dólares, la estabilidad del tipo de cambio y los ingresos de recursos externos para financiar el déficit del gobierno y el aumento de los créditos en dólares del sistema financiero; a la par de la caída en el precio de las importaciones mantuvieron bajo el tipo de cambio real en detrimento de las exportaciones y la producción local que compite con las importaciones.

En 2015 una política más agresiva de baja de la TPM hubiera permitido una ligera depreciación del colón en lugar de su apreciación.

En diciembre pasado el Federal Reserve de los EEUU aumentó su TPM y anunció que en adelante seguirán aumentos. No es de esperar este año una mejora sustancial de los términos de intercambio como el que disfrutamos en 2015 (el BCCR estima la mejora en 2016 en 0,9%). Por ello es de esperar que el premio para invertir en colones disminuya. Además, con la colocación de $1000 millones de 2015, se agotó la autorización de colocar eurobonos y no se prevé que fructifique la colocación de bonos del gobierno en China.

Por todo ello el BCCR este año tiene mayor facilidad para que se produzca, de forma natural y congruente con otros precios, un aumento en el tipo de cambio que sería favorable para la producción nacional.

El gran peligro ante este panorama lo siguen presentando el déficit fiscal, el crecimiento de la deuda externa y que se deterioren las condiciones de riesgo país.

Escrito por Miguel Angel Rodríguez | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Fecha de publicación: 14-Ene-2016
Fuente: crhoy.com
 

Documentos recientes para bajar

Facebook Link

Compartir en facebook

Para copiar un artículo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el título, y luego el cuerpo del artículo, con el fin de que conserven los formatos y márgenes adecuados.