La propuesta del gobierno de colocar hasta $1.500 millones en bonos de la deuda p?blica interna, denominada en esa moneda extranjera mediante un contrato de colocaci?n, es solo un parche, una curita, incapaz de contener el sangrado que nos causa el persistente d?ficit fiscal.

La propuesta del gobierno de colocar hasta $1.500 millones en bonos de la deuda p?blica interna, denominada en esa moneda extranjera mediante un contrato de colocaci?n, es solo un parche, una curita, incapaz de contener el sangrado que nos causa el persistente d?ficit fiscal. Pero si no se puede de inmediato atender adecuadamente la hemorragia, ?ser? conveniente al menos aminorar la p?rdida de sangre? ?Servir? para ese fin esta curita? Mi respuesta es que no y que adem?s es peligrosa.

El d?ficit fiscal que se viene generando desde el 2009 acumula una creciente deuda p?blica. Es insostenible a corto plazo sin cambios en los ingresos, los gastos o en ambos. Por ello, simplemente financiarlo con deuda externa (aunque colocada localmente en d?lares) no constituye una soluci?n (vea L?mite natural de deuda para la econom?a costarricense, Carlos Chaverri Morales, BCCR 2016)

La ?nica verdadera soluci?n al problema fiscal es una mezcla de nuevos ingresos tributarios, contenci?n del gasto p?blico desarmando sus disparadores y garant?as econ?micas: esto es poner reglas fiscales constitucionales que impidan en el futuro volver a esta situaci?n.

A esa soluci?n no se ha llegado en esta administraci?n por la decisi?n del presidente Sol?s, desde su campa?a, de posponerla por dos a?os; por no haber aprovechado su elecci?n ?con una participaci?n muy minoritaria en una Asamblea Legislativa muy fraccionada? para formar un gobierno de coalici?n comprometido con un programa que resolviera el tema fiscal; y por no haber aprovechado al inicio de la segunda y de la tercera legislaturas los puentes de plata que le tendieron los partidos de oposici?n al elegir los respectivos Directorios legislativos.

Alza del tipo de inter?s. En ausencia de un ajuste importante que reduzca el d?ficit fiscal, su financiamiento el a?o entrante en colones en el mercado local afectar?a al alza el tipo de inter?s por la mayor demanda de fondos.

Ello aumentar?a el premio por invertir en colones, y los privados intervendr?an intermediando y endeud?ndose en d?lares para gozar de ese mayor premio. Como resultado se apreciar?a el col?n (baja el tipo de cambio).

Consecuencia de la mayor tasa de inter?s en colones y del m?s alto tipo de cambio es una disminuci?n del crecimiento esperado del PIB, que de por s? ya viene se?alando un menor crecimiento desde el ?ltimo semestre del 2016.

?Ser? posible poner a la hemorragia fiscal esa curita con la propuesta del Ministerio de Hacienda de contratar la colocaci?n por un ente local de esa emisi?n de bonos en d?lares, sujetos a las leyes costarricenses?

Para hacer comparables los dos escenarios (deuda en colones y deuda en d?lares) supongo que, cuando el Gobierno obtiene este cr?dito en d?lares, el BCCR mantiene el mismo nivel de reservas deseado que mantendr?a si la colocaci?n se hubiese hecho en colones. Ello implica que el BCCR vende una cierta parte de los d?lares que compra al Gobierno y coloca bonos en colones de manera que se d? el mismo efecto de arbitraje entre el mercado en colones y el mercado en d?lares, que en el caso del endeudamiento directo del Gobierno en colones cumplen los privados con su intermediaci?n.

Efectos. ?Cu?l es entonces la diferencia entre la colocaci?n de bonos en d?lares y en colones? Los efectos sobre la tasa de inter?s en colones y el tipo de cambio ser?an los mismos, solo que el arbitraje lo producir?an diferentes actores. Que esto es as? lo podemos razonar de otra manera, considerando al Gobierno y al BCCR en forma consolidada. Si el Gobierno se endeuda en d?lares, vende las divisas al BCCR y este se endeuda en colones, el resultado es igual a endeudarse en colones el Gobierno.

La ?nica diferencia ser?a dada por el menor riesgo que los prestamistas en d?lares atribuyan al Gobierno que a los privados. Esa peque?a diferencia no est? claro que sea posible obtenerla legal y pr?cticamente.

Si el gobierno considera necesario colocar ese monto o uno mayor de bonos en d?lares del Gobierno de la Rep?blica al tipo de inter?s que el mercado determine, para lograrlo deber?a obtener aprobaci?n legislativa, para lo cual creo que ser?a indispensable aprobar el paquete completo de control del gasto, nuevos ingresos y garant?as econ?micas.

As?, s? obtendr?a la autorizaci?n para endeudarse en d?lares, pues recurriendo a un contrato de colocaci?n al amparo de la Ley de la Administraci?n Financiera de la Rep?blica y Presupuestos P?blicos, como lo ha planteado el Ministerio de Hacienda, dif?cilmente lo lograr?a, pues no es nada claro que un ente financiero local pueda lograr la colocaci?n.

No vale la pena correr el riesgo de quitar fuerza al l?mite constitucional de que el endeudamiento externo deba contar con la aprobaci?n de la Asamblea Legislativa. Recordemos que el abuso del cr?dito externo nos condujo a la gran crisis de inicios de los ochenta.

Sea el endeudamiento del Gobierno en las circunstancias actuales en colones o en d?lares los resultados no son favorables para el crecimiento de la producci?n, ni para la reducci?n del desempleo, la pobreza y la desigualdad. La raz?n es que el causante de la hemorragia es el d?ficit fiscal que no se est? corrigiendo. La econom?a con esa curita se seguir?a debilitando.

Adem?s, esta curita nos pone en el peligro de que, al falsamente creer que se limita la hemorragia, se sigan posponiendo las verdaderas soluciones. La curita no disminuye la hemorragia y es peligrosa.


Por Miguel Angel Rodr?guez

El autor es expresidente de la Rep?blica.

Fuente: Publicado en La Naci?n del 21 de diciembre de 2017


Para copiar un artículo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el título, y luego el cuerpo del artículo, con el fin de que conserven los formatos y márgenes adecuados.