En abril del año 2003 vivían muy frescos los recuerdos de mi ejercicio presidencial.

Cuando tuve el honor de que se me incluyese en el Salón de Expresidentes de la Asamblea Legislativa, compartí con los señores diputados y la familia y amigos que me dieron la alegría de su compañía, algunas de las experiencias camino a la presidencia y en el ejercicio de ese alto cargo.

Pero también me atreví a plantear mi visión sobre los retos que vislumbraba en el futuro.

Por los cambios ocurridos y el aumento desmedido que hemos sufrido de la criminalidad y la delincuencia, hoy la seguridad nacional tiene el papel de mayor  prioridad entre las tareas  gubernamentales que entonces no poseía. Además, era mi creencia, que el gobierno del Presidente Pacheco continuaba -con el Ministro Ramos que seguía en su cargo-  la tarea que habíamos llevado a cabo de prestigiar,  aumentar, profesionalizar, dotar de equipos,  instrumentos y tecnología a la nueva generación de policías que habíamos sacado de los cuarteles y llevado a las calles a trabajar con las comunidades. Eso desdichadamente no fue así. Por eso esa presentación no tiene el énfasis en este campo que hay resulta evidentemente necesaria..

Pero los otros temas gozan de gran actualidad por su importancia y por su urgencia actuales, siete años después. Por eso quiero comentarlos con ustedes.

Haga clic aquí para bajar el Discurso.


Para copiar un artículo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el título, y luego el cuerpo del artículo, con el fin de que conserven los formatos y márgenes adecuados.