Imprimir
Visto: 4842
La Unión Europea es una de las construcciones políticas y económicas mas admirables del siglo XX. Sus dos principales propulsores Alemania y Francia fueron también los países que más esfuerzo y capital político pusieron para lograr construir una Unión Monetaria con el EURO.

Ahora la crisis financiera que vive el mundo desde 2008 y que ha sido aún más grave en los países ricos  pone a prueba esta Unión Monetaria.

Irlanda ha podido soportar los desequibrios fiscales y monetarios sin que se hablara hasta ahora de una posible insolvencia. Pero la crisis del gobierno Griego pone a prueba la fortaleza del área del Euro y ahora los mercados se preguntan sobre Irlanda, Austria, Portugal, España.

Se suponía que para que esto no ocurriera los limites establecidos al déficit y al endeudamiento público actuarían como parachoques o bolsas de aire. Pero no se cumplió con esos parámetros en las políticas públicas, y la necesidad del salvamento de los sectores financieros llevaron a las naciones a agigantar sus déficit.
¿Qué hacer ahora? ¿Deben y pueden los países ricos y grandes de la UE dar apoyo a Grecia para parar la posible corrida contra el EURO? ¿No obligará este salvamento a preparar los de  otros estados? ¿Cómo enfrentar los crecientes déficit fiscales producto de esos salvamentos sin generar una futura recesión y sin volver a crear una crisis financiera?

La economía como ciencia es fácil, la política económica sigue siendo muy difícil.