ALTERNATIVAS

Miguel Ángel Rodríguez E.

Dr. Miguel Angel Rodriguez EcheverriaEn las últimas semanas ha estado en duda el curso que seguiría el país para enfrentar la muy grave situación fiscal y la caída en la producción que se sufre.

El gobierno daba a entender que no se recurriría a un acuerdo con el FMI. Fracciones legislativas con votos suficientes para impedir su aprobación, medios de comunicación y analistas se manifestaron en contra de los créditos con instituciones financieras internacionales (IFIs) para impedir que el gobierno simplemente pateara la bola hasta las próximas elecciones.

Ambas medidas son convenientes, es más, en la situación actual, son necesarias.

La reducción del déficit primario que se viene produciendo año con año a partir de 2009 y de la deuda del gobierno que a finales de este año rondará el 70% del PIB (más de 50% es muy peligroso para un país con nuestras características) se puede efectuar gradualmente y con mucho menor costo social si se hace con un acuerdo con el FMI.

Dejar que las fuerzas automáticas del mercado lo efectúen sería muy abrupto y la recuperación de la crisis financiera que se provocaría tomaría mucho tiempo e implicaría un sufrimiento mucho mayor para los costarricenses. Realizarlo sin un acuerdo con el FMI no podría ser tan gradual y además obligaría a pagar costos financieros mucho mayores, por la poca credibilidad que el país tiene dado lo tardado que ha sido en resolver su situación fiscal. El acuerdo con el FMI aporta credibilidad, permite gradualidad y suaviza el costo del ajuste.

La Asamblea Legislativa tiene en trámite préstamos por $900 millones ($250 millones de BID-SDL, $300 millones del Banco Mundial, $300 millones del BCIE y $50 millones de CAF), además ya el CAF aprobó otro crédito de soporte presupuestario de $500 millones y cabría la posibilidad de revivir el crédito del BID por $245 millones que la Asamblea Legislativa rechazó por falta de claridad en su objetivo.

Este total de $1.645 millones de financiamientos con IFIS eran para atender necesidades fiscales de este año que se cubrieron con créditos locales a tasas de interés mucho mayores. Ahora servirían para sufragar parcialmente el déficit de 2021 sustituyendo endeudamientos mucho más caros sin incrementar los gastos presupuestados. Con un diferencial en las tasas de interés de 600 puntos (esto significa una tasa mayor en 6 puntos porcentuales) el ahorro anual de intereses es de casi $100 millones (casi 0,2% del PIB).

Por la conveniencia de actuar en acuerdo con el FMI y de esos préstamos debe alegrarnos la declaración del presidente Carlos Alvarado que saca al gobierno del nefasto rumbo que sus acciones señalaban

El presidente indicó: “La respuesta es sí, vamos a acudir al Fondo Monetario Internacional”, y agregó: “Costa Rica necesita, sí o sí, un ajuste. Si no hacemos nada, el ajuste se va a dar por sí solo y será como el de los años 80. Y es muy doloroso. Entonces, sí o sí, necesitamos ese ajuste… Si no recurrimos al Fondo Monetario, ese ajuste nos va a salir más caro, porque el Fondo Monetario de lo que sirve es como una garantía a muchos de los actores económicos y nos abarata el costo de la solución”.

Además, don Carlos Alvarado aceptó que los resultados de las Mesas de Diálogo son insuficientes y se comprometió: “Estamos hablando de que presentaremos los elementos del ajuste durante el mes de diciembre. Primero, la próxima semana, presentaremos los acuerdos de la mesa de diálogo y, acto seguido, presentaremos la propuesta del Gobierno. Nos restan tres semanas en el periodo de diciembre en la Asamblea Legislativa. Eso estará presente ahí, para su aprobación”.

Ahora corresponde a las señoras y a los señores diputados aprobar los créditos con los IFIs tan pronto el gobierno cumpla su compromiso de presentar un ajuste suficiente y de efectos permanentes.

Es un cambio de situación con el cual todos ganamos.

Miguel Angel Rodríguez

Ex Presidente de la República

Fecha de publicación: 7-Diciembre-2020

Fuente: diarioextra.com


Para copiar un artículo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el título, y luego el cuerpo del artículo, con el fin de que conserven los formatos y márgenes adecuados.