ALTERNATIVAS

Miguel Ángel Rodríguez E.

Dr. Miguel Angel Rodriguez EcheverriaSobre la tumba de San Francisco de Asís y con un título tomado de escrito de este santo, el Papa Francisco emitió su tercera encíclica, Fratelli Tutti, el pasado 4 de octubre.

La encíclica tiene un muy claro eje central: el mandato del amor que nos llama a todos en nuestra actividad personal a ser “prójimo”, como el samaritano de la parábola, pero que igualmente nos convoca a todos a procurar el bien común en nuestra participación en sociedad. Y claramente este mandato de manera muy especial se aplica a políticos, dirigentes y formadores de opinión.

Vivimos horas muy convulsas en nuestro país. Las frustraciones, la desigualdad y los enfrentamientos que se venían configurando por la situación fiscal y el deterioro de nuestro crecimiento se agigantaron con la pandemia. La ignorancia sobre este virus y la cercanía de nuestra muerte que ilumina, el sufrimiento adicional de desempleo y pobreza, y las amenazas del incierto futuro magnificaron el miedo, y despertaron sentimientos avasalladores de resentimiento, envidia, enojo y odio que propician la violencia.

La voz del Papa Francisco nos señala la ruta para superar esta dura realidad.

Para hacerlo debemos partir de los hechos. La encíclica nos dice: “47.- La verdadera sabiduría supone el encuentro con la realidad. Pero hoy … el encuentro directo con los límites de la realidad se vuelve intolerable. Como consecuencia, se opera un mecanismo de “selección” y se crea el hábito de separar inmediatamente lo que me gusta de lo que no me gusta, lo atractivo de lo feo. Con la misma lógica se eligen las personas con las que uno decide compartir el mundo”. Si no aceptamos los hechos de nuestra situación de salud, fiscal y económica mal podríamos enfrentarlos. La negación no conduce a la solución.

La verdad es imprescindible, sin ella no podemos enfrentar los hechos. Esconder la verdad bajo nuestros prejuicios no conduce a la solución. Fratelli Tutti indica: “185. La caridad necesita la luz de la verdad que constantemente buscamos y ‘esta luz es simultáneamente la de la razón y la de la fe’ sin relativismos. Esto supone también el desarrollo de las ciencias y su aporte insustituible para encontrar los caminos concretos y más seguros para obtener los resultados que se esperan. Porque cuando está en juego el bien de los demás no bastan las buenas intenciones...”.

Los hechos que con la verdad debemos enfrentar deben movernos a la fraternidad, a actuar con base en el amor a nuestros semejantes. Como nos lo señala el numeral 77 “Seamos parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas. Hoy estamos ante la gran oportunidad de manifestar nuestra esencia fraterna, de ser otros buenos samaritanos que carguen sobre sí el dolor de los fracasos, en vez de acentuar odios y resentimientos…Que otros sigan pensando en la política o en la economía para sus juegos de poder. Alimentemos lo bueno y pongámonos al servicio del bien”. 

Ante los problemas que hoy nos afectan tan gravemente el diálogo es el instrumento para poder resolverlos fraternalmente, partiendo de los hechos y de la verdad. “198… Acercarse, expresarse, escucharse, mirarse, conocerse, tratar de comprenderse, buscar puntos de contacto, todo eso se resume en el verbo ‘dialogar’. Para encontrarnos y ayudarnos mutuamente necesitamos dialogar… 211. En una sociedad pluralista, el diálogo es el camino más adecuado para llegar a reconocer aquello que debe ser siempre afirmado y respetado, y que está más allá del consenso circunstancial. Hablamos de un diálogo que necesita ser enriquecido e iluminado por razones, por argumentos racionales, por variedad de perspectivas, por aportes de diversos saberes y puntos de vista, y que no excluye la convicción de que es posible llegar a algunas verdades elementales que deben y deberán ser siempre sostenidas”.

La política es indispensable para la vigencia de un diálogo fructífero. “179. Hay cosas que deben ser cambiadas con replanteos de fondo y transformaciones importantes. Sólo una sana política podría liderarlo, convocando a los más diversos sectores y a los saberes más variados.” Pero, no es cualquier tipo de política. Fratelli Tutti nos indica: “178...La grandeza política se alcanza cuando en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo”.

Miguel Angel Rodríguez

Ex Presidente de la República

Fecha de publicación: 12-Octubre-2020

Fuente: diarioextra.com


Para copiar un artículo de este sitio a un archivo de Word, primero copie y pegue el título, y luego el cuerpo del artículo, con el fin de que conserven los formatos y márgenes adecuados.